Antonio José de Sucre: Tercer satélite venezolano en órbita

Por Verónica Díaz Hung

Antonio José de Sucre fue puesto en órbita desde el Centro Satelital de Jiuquan en China. La hora de la ignición del satélite  fue a las 12:13 am del lunes 09 de octubre y su puesta en órbita ocurrió a las 12:30 de esa madrugada. El acontecimiento fue transmitido en cadena de radio y televisión, ya que Venezuela ponía en órbita su tercer satélite, consolidando su soberanía aeroespacial.

Conocido por las siglas VRSS-2, es un satélite de observación, que orbita el planeta a una distancia aproximada de 650 kilómetros de la Tierra.

Sucre es un satélite de órbita baja que apoyará en tareas de salud, minería y petróleo, protección civil y prevención de desastres, agricultura, ambiente, planificación en áreas prioritarias para la nación, cartografía y el combate contra el narcotráfico.

Por su parte el presidente de la empresa China Great Wall Industry Corporation felicitó a Venezuela con motivo del lanzamiento del satélite.

Como parte de la delegación venezolana en China estaba el ministro para la Educación Universitaria Ciencia y Tecnología, Hugbel Roa, quien expresó el objetivo del satélite es tomar imágenes de alta resolución del territorio venezolano y áreas circundantes -gracias a sus cámaras, una de alto espectro pancromática y multiespectral, y otra infrarroja- que se utilizarán para consolidar áreas de biodiversidad y precisar el sistema productivo agrícola, a través de la visualización de los suelos más aptos para la producción.
En el caso del sector salud, explicó Roa, el Sucre permitirá precisar algunos focos territoriales en los que se pudieran presentar pandemias.

El satélite de observación ofrece detalles de un metro por pixel, lo que contribuirá, además, con la planificación catastral.

El Estado venezolano ha invertido 170 millones de dólares en la construcción del satélite de observación terrena Antonio José de Sucre, que pesa 1.000 kg y posee una capacidad de almacenamiento de 1 Terabytes.

Tiene una órbita heliosincrónica -dirigida por la hora solar local- y una cámara de alta definición con capacidad de tomar imágenes a un metro de diferencia de la superficie, con un barrido amplio de 30 km de superficie a la vez, disminuyendo los tiempos de captura de imágenes.

Transferencia tecnológica

Por su parte, el presidente de la Abae, Camilo Torres, destacó que en el proyecto participaron más de 100 jóvenes venezolanos, desde su diseño, estructura y puesta en marcha, “por lo que puede decirse con propiedad que el Satélite Sucre está diseñado por venezolanos”.

“Sucre viene a perfeccionar ya un trabajo hecho por Miranda a lo largo de estos cinco años, tanto para la exploración de la minería, como la protección de nuestras fronteras, y a fortalecer el trabajo del Arco Minero del Orinoco con más información y datos para precisar mejores acciones en el desarrollo económico y productivo del país”.

Destacó que el Satélite Miranda -que ya cumplió su vida útil- estará en órbita junto al Sucre mientras se hace la trasferencia de datos operacionales y su utilidad podría extenderse hasta dos años gracias al trabajo de los ingenieros venezolanos.

El satélite Antonio José de Sucre tendrá 5 años de vida y tendrá más capacidad que el Miranda para tomar fotos de la geografía de Venezuela.

La Abae se encuentran trabajando en un segundo satélite de telecomunicaciones y otro de observación.
Guaicaipuro será el nombre del cuarto satélite que Venezuela pondrá en órbita, que será de telecomunicaciones y sustituirá al Simón Bolívar.

Sobre LaRed

La Red ha ganado Premio Nacional de Periodismo Científico Eduardo Delpretti 2001-2002, Premio Municipal de Periodismo Científico Arístides Bastidas 2003 y 2008, Premio Municipal Fabricio Ojeda 2012.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*