Intel desarrolla chip de 17 qubits para computación cuántica

Intel y su socio en computación cuántica, QuTech, han presentado un superchip de 17 qubits que podría llegar a tener aplicaciones comerciales.

Aunque sigue apostando a corto plazo por la Ley de Moore como ha sucedido en los últimos 50 años, también prepara el futuro que pasa por la computación cuántica, según reseñó MuyComputer.

El nuevo chip cuenta con un diseño único que permitiría lograr rendimientos sin precedentes. Destaca el hecho de haber podido encapsularlo en un tamaño que permitiría su utilización en entornos de informática más tradicional.

Nuestra investigación cuántica ha avanzado hasta el punto que la colaboración nos ha permitido que nuestro socio QuTech simule cargas de trabajo de algoritmos cuánticos, mientras nosotros conseguimos fabricar nuevos chips qubit de forma regular y en nuestras instalaciones”, señaló el Dr. Michael Mayberry, vicepresidente corporativo y director gerente de Intel Labs

Intel está investigando en diversos tipos de qubit, entre los que cabe mencionar los qubit superconductores incorporados en este nuevo chip de prueba, y un modelo alternativo llamado spin qubit de silicio. Estos qubit de spin se asemejan a los tradicionales de silicio basados en transistores convencionales, con lo que pueden ser fabricados con procesos muy similares, explicó ComputerWorld.

Hoy la computación se basa en  “1” o “0”,  mientras que la información en computación cuántica se almacena en qubits (bits cuánticos) que pueden adoptar simultáneamente ambos valores (superposición).

Un ordenador cuántico universal podrá programarse para realizar cualquier tarea de computación y será exponencialmente más rápido que los sistemas actuales para un gran número de aplicaciones, primero científicas y de negocio, y después en el mercado de consumo. Se calcula que un ordenador cuántico de tan solo 50 qubits haría palidecer a cualquier superordenador actual del top-500 mundial.

Pero estos avances en informática cuántica se enfrentan a retos importantes, puesto que los qubit son tremendamente frágiles y cualquier ruido en la señal puede conducir a la pérdida de datos. Dicha fragilidad hace que requieran un entorno de funcionamiento de unos 20 milikelvin (entorno 250 veces más frío que el espacio profundo). Así, el embalaje de los qubit se vuelve crítico para garantizar su funcionamiento. De hecho, el Grupo de Investigación de componentes de Intel ubicado en Oregón y los equipos de Ensayo de Desarrollo Tecnológico ATTD de Arizona trabajan frente a los desafíos del encapsulado y embalaje de la computación cuántica.

Aunque faltan décadas hasta la introducción comercial de esta tecnología, son múltiples las compañías que tienen abiertas líneas de investigación, entre las que destacan Intel, IBM, Google o Microsoft, que recientemente creó un equipo formado por matemáticos, físicos y expertos en ciencias de la computación.

Sobre LaRed

La Red ha ganado Premio Nacional de Periodismo Científico Eduardo Delpretti 2001-2002, Premio Municipal de Periodismo Científico Arístides Bastidas 2003 y 2008, Premio Municipal Fabricio Ojeda 2012.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*